La Steam Machine de Valve se muestra por fin (Imagenes)

Lo que van a ver por aquí son imágenes de uno de los prototipos de las Steam Machines que Valve ha comenzado a producir para los miembros del programa de test, que también engloba SteamOS.

Las imágenes son de una de las 300 máquinas distribuidas por Valve. El año que viene, las compañías asociadas comenzarán a crear sus propias Steam Machines que, como sabréis, podrán dar a luz desde máquinas sencillas hasta verdaderos portentos en cuanto a potencia se refiere, con Core i7 o GeForce Titan de por medio.


La máquina capturada aquí es un modelo de gama alta (Core i7 + GTX 780 de NVIDIA), cuyos componentes se podrán cambiar libremente si el usuario así lo desea. Veremos si el resto de compañías permitirán esta opción, cómo se hará, o si realmente será tan sencillo como abrir el equipo y cambiar una pieza. Además, aún hace falta una máquina de referencia, que esperamos poder ver a principios del año que viene.


El mando de control es otro de los puntos en los que más tiempo se ha invertido, probando con todo tipo de opciones, desde trackballs a trackpads, pasando por modelos modificados de antiguos pads de consola, hasta acabar con el Steam Controller, un pad que no posee casi palancas y que se puede manejar con la soltura de un ratón (suponemos que es algo esencial para los FPS).

Pero aunque suene paradójico, el hardware no es lo más importante de las Steam Machines, sino SteamOS. Es el corazón de este proyecto, y en lo que Valve está poniendo toda su fuerza. Según comentan en Engadget, SteamOS podría no diferenciarse en exceso de un cliente Steam con Big Picture, ya que por lo que se ha podido filtrar, el sistema operativo está aún algo verde, limitando al usuario únicamente a navegar por Internet y a consultar el catálogo de juegos de Steam.


Otra cosa es qué enfoque le darán a este sistema operativo, si acabará teniendo las funcionalidades de un sistema empotrado en una consola, o bien la libertad de un sistema abierto como Linux, o el acabado de Windows. Sea como sea, nos emplazan hasta el próximo CES para descubrir qué podemos esperar en verdad de estos proyectos. Aún y así, seguiremos observando cualquier posible evolución.