Cómo solucionar los problemas del ratón con Windows 8.1

Aunque compartimos el hecho de no terminar de entender cómo Microsoft ha cometido el error de introducir este problema en un SO que funcionaba bien (Windows 8 y anteriores) está claro que Windows 8.1 tiene problemas con ciertos ratones y así lo ha reconocido Microsoft. Además de lanzar un parche parcial para solucionar este problema el pasado lunes 11 de noviembre -Dicho parche se puede descargar desde aquí-.

En How-To Geek han publicado una guía de cómo solucionar dicho problema: para empezar nos ponen en situación y dicen que Windows 8.1 permite trabajar mejor con pantallas de altas DPIs y aprovechan para explicarnos cómo sacar provecho de esta nueva funcionalidad en esta otra guía. Sin embargo la mejora mencionada ha llevado a cambiar la forma con la que Windows trata a los ratones y ahí han empezado los problemas.

Los problemas empiezan con los juegos que no leen los datos puros del ratón "Games that don’t read raw mouse data", provocando que el usuario perciba que el ratón va tosco, con retraso, o pequeños cuelgues. Esto afecta principalmente a los usuarios que tienen ratones con altos DPIs o ratones con una frecuencia de muestreo elevada: los ratones para gamers.


Como hemos dicho Microsost lanzó un parche el pasado lunes 11 (KB2908279) que corregía el problema con varios juegos, y comentaba que para otros juegos había que modificar el registro de Windows, en la guía que comentamos nos explican bien qué hay que tocar en el registro de Windows, por lo menos si no queremos esperar a una solución más decente y elegante por parte de Microsoft, ya que, por ejemplo, Microsoft dice que esta solución mal aplicada a un programa que se ejecute en segundo plano puede incrementar el consumo del S.O. y por lo tanto reducir notablemente la batería de nuestro dispositivo, así que sólo recomiendan crear una clave en el registro por los juegos donde estemos experimentando problemas, si es que los experimentamos.