World of Warcraft vuelve a perder suscriptores

Blizzard ha anunciado que World of Warcraft ha vuelto a experimentar una nueva pérdida de suscriptores.

En esta ocasión, la compañía ha confirmado que actualmente el juego se mantiene con 7,7 millones de suscriptores, cifra que el pasado mes de mayo alcanzaba los 8,3 millones. Gran parte de este descenso se le ha atribuido a la pérdida de mercado que el título ha experimentado en China.

En mayo, la compañía ya avisó que esperaban que continuara el descenso de suscriptores, algo que aseguraron que combatirían lanzando actualizaciones y nuevos contenidos con mayor rapidez y de una forma más continuada.

World of Warcraft, ¿el MMORPG más grande de todos los tiempos?

Muchos pensarán que esto es un fracaso, pero lo cierto es que cuando nos encontramos a las puertas de celebrar su décimo aniversario en 2014 (en USA), muchas compañías ya quisieran seguir viviendo tan bien de un único título al que Blizzard le sigue exprimiendo, en el buen sentido de la palabra, todo su jugo.

Y es que cuando hablamos de 7,7 millones de suscriptores, hablamos de jugadores que siguen pagando su cuota religiosamente, a una media de unos 11$ (entre pases anuales, bonos semestrales y trimestrales) que suponen todos los meses, sin ingresos por otros conceptos, la friolera de 83,7 millones de dólares. Y recordemos que esto ocurre en tiempos de crisis y en un mercado donde el 99,9% de los MMORPG están abrazando la fe del free2play y los micropagos. Así que el mérito de Blizzard es más que reseñable.

Lo que parece claro es que Blizzard ya está buscando soluciones alternativas a esta reducción de ingresos derivadas del menor número de jugadores que tendrá en los próximos tiempos, por lo que es normal que aparezcan rumores sobre la creación de tiendas in-game en World of Warcraft. Una posibilidad que visto lo visto tiene visos de ser muy real.

Aunque lo más importante que esperamos de los de Irvine en los próximos meses es que nos cuenten ya cómo se llamará su próximo MMORPG y cuándo lo sacarán. ¿Se llamará Titán? ¿O no?