Juegos que no existen, pero deberían (I)… De la literatura

Citamos en este blog, y por capricho, algunas de las obras de la literatura universal que bien podrían adaptarse para dar lugar a excelentes videojuegos.


Atrás quedó la fiebre del E3 2013 con un buen puñado de novedades y alguna que otra sorpresa. Ha habido de todo… ¿Pero qué títulos hubíeramos deseado ver alguna vez en la feria? ¿Qué juegos hemos echado de menos alguna vez? Seguro que se te ocurren unos cuantos… ¿Cierto? Bien. Pues yo aquí cito los míos. Títulos que no existen, pero que bien podrían convertirse a excelentes juegos… Comenzando por los que proceden de la literatura universal.

Literatura y juegos

Acerca del E3 está casi todo dicho… Al menos, todo lo que se puede analizar sin caer en lo especulativo. Así que, en esta ocasión, voy a permitirme un lujo un tanto caprichoso, -lo reconozco- alejado de los consideraciones estrictamente periodísticas… ¿Pero dónde hablar de literatura sino en mi blog? No obstante, espero que este montoncillo de anhelos te resulte sugerente. Sería el colmo y para mí de lo más gratificante que, modestamente, fueran también el origen de un debate. Voy a expresar aquí unos cuantos juegos que gustaría ver representado en un E3. Comienzo por los que podrían adaptarse de conocidas obras de la literatura.

Literatura que falta en los videojuegos


A nadie se le escapa que no son pocos los títulos, -más bien muchísimos- los que, pese a no estar basados en una obra literaria en concreto, si beben de las fuentes de grandes autores de la literatura universal. De Edgar Alan Poe y H.P. LoveCraft lo hacen en el ámbito del misterio y terror;  de Charles Dickens y Mark Twain en el de las aventuras; y de Dante y JRR Tolkien en el de la fantasía, por citar algunos ejemplos. La ciencia ficción en los videojuegos, también, al igual que en el cine, debe en gran medida su misma existencia a Julio Verne y H.G. Wells, tanto como a los más recientes Isaac Asimov, Pierre Boulle o Philip K. Dick aunque no sea con adaptaciones directas. En el terreno de las aventuras policíacas y el misterio sí se han adaptado títulos de Conan Doyle (Sherlock Holmes) y de Robert Louis Stevenson (Jekyll & Hyde). Otros géneros como la Estrategia, hubiera sido imposible recrear escenarios históricos de la Antigüedad, el Medievo sin recurrir a la literatura. Pero en fin, no se trata de hacer aquí un repaso de las inspiraciones literarias más destacadas… De lo que se trata es de señalar, precisamente, que por algún motivo muchas obras aún no han sido llevadas a los videojuegos, pese a su gran potencial para ello.

Dicho esto, ya más personalmente, juzgando la influencia de la literatura en los videojuegos, yo echo mucho de menos los autores de obras en Castellano. Aparte del Quijote del gran Cervantes homenajeado -más que adaptado- por Dinamic, lógicamente, en la aventura conversacional Don Quijote hacia 1987, -que ya ha llovido desde entonces- muy pocas o ninguna obra de la literatura española de relieve se ha intentato llevar a un videojuego… Y no será por obras, muchas y buenas, que desde el Siglo de Oro, pasando por la Ilustración el Neoclasicismo, el Romanticismo, el Realismo y hasta la actualidad, han habido infinidad de historias y relatos de todos los géneros literarios susceptibles de ser llevados hoy a un videojuego. Para esta lista, he tenido encuenta literatura diversa, con obras antiguas y recientes, contemplando también su calado en la cultura popular. ¡Ahí voy!

5 juegos que no existen, pero deberían… De la Literatura

1. Las Aventuras del Capitán Alatriste – Arturo Pérez Reverte

Me cuesta imaginar un escenario procedente de la literatura que resulte más sugerente y cautivador para el desarrollo de un videojuego que el de Alatriste. Tanto es así, que casi me extraña que ninguna compañía, de cualquier nacionalidad haya emprendido el proyecto, poniendo todos sus esfuerzos en conseguir los derechos para llevarlo a cabo con la autorización, -si no el apoyo entusiasta- del autor. Está claro que hacerlo bien requeriría una operación de no poca envergadura y echarle “un par”… Pero, ¿acaso eso es motivo para no hacerlo?

portada-capitan-alatriste

La saga de Arturo Pérez Reverte tiene todo el encanto y profundidad que cabe imaginarle a un videojuego actual, y bien podría reunir elementos de géneros como la aventura, la acción, el rol y hasta la estrategia. Alatriste ha sido -y sigue siendo- un éxito con repercusión en decenas de países y en varios idiomas, pero además está ambientado en un entorno envidiable. Y es que, el Madrid del Siglo de Oro, recreado en las novelas de Alatriste, no sólo corresponde a un apasionante momento histórico, sino que está perfectamente documentado. Por si esto fuera poco, el escenario central no debería resultar demasiado difícil reproducir. En apenas unas cuantas calles convivían personajes como Quevedo, Cervantes (sus últimos años, al menos) Lope de Vega y otros, concentrando gran parte del talento de la literatura de la época, por no mencionar otras artes (Velázquez, El Greco…). ¡No se recuerda nada igual! Y, como hizo Pérez Reverte, los desarrolladores del juego del Capitán Alatriste podrían contar con el detallado mapa del Madrid del Siglo XVII trazado por el cartógrafo portugués Pedro Teixeira. Alrededor de este escenario, la España Imperial del Siglo XVII batiéndose en distintos frentes, resistiéndose al hostigamiento y empuje de las potencias europeas incipientes. Un capítulo podría llevarnos a Flandes, otro a Breda, otro a Sevilla, y otro bordo de un navío a la caza de los piratas del mediterráneo o frente a los berberiscos, por poner algunos ejemplos… Finalmente, contaríamos con el mismo Capitán Alatriste como protagonista. ¡Vaya lujo! Un personaje de ficción, pero de lo más representativo y verosímil en su época, que en las novelas se muestra valiente, audaz, inteligente, pendenciero, leal, idealista pero cínico y desengañado al mismo tiempo.

Además es que hay casos presentes que invitan a jugársela, y seguro que me ves venir… Más literatura no cabe en los juegos la trilogía The Witcher sin ir más lejos, inspirada en El Brujo de la Saga de Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski. Los esdudios polacos de CD Projekt, no sólo van a culminar con The Witcher 3 Wild Hunt una serie de gran éxito mundial con los juegos inspirados en Geralt de Rivia, sino que lo han conseguido honrosamente, haciéndole justicia a la literatura de su compatriota… Ambos casos, el de Alatriste y El Brujo compartirían muchos elementos en común. La obra de Andrzej Sapkowski había logrado un éxito de repercusión mundial con los siete libros de la Saga de Geralt de Rivia, antes de que CD Projekt se embarcase en el desarrollo del primer The Witcher. ¡Si hasta son también siete libros -por ahora- de la saga de Alatriste! Si hay peli, -y no mala- de Alatriste, ¿por qué no va a haber un juego? ¿Alguien que recoja el testigo?


2. El Juego de Ender – Orson Scott Card

La saga literaria de Orson Scott Card es -a mi juicio- una de las más brillantes obras de ciencia ficción del último tramo del siglo XX. Especialmente, la historia, el personaje y el escenario de la primera novela, El Juego de Ender, se adaptarían de modo tan ajustado al guión de un videojuego de ciencia ficción, que vista hoy, parece escrita ad hoc. Ingeniosa, cruel y apasionante, la historia tiene ingredientes para inspirar el que podría ser un genial videojuego con acción, aventura y estrategia táctica en tiempo real, con desafíos excepcionalmente recreados en el libro. Hasta el rol más exhaustivo, dado el hilo argumental de la novela, que sigue fundamentalmente el progreso de su protagonista como estratega, podría encajar de manera idónea en el diseño de un juego basado en Ender.

Más allá de la calidad de su literatura, la ocasión para un videojuego inspirado en El Juego de Ender no podría ser más favorable porque muy pronto volverá a estar de plena actualidad. El título recobrará su popularidad, y sin duda multiplicará, con el próximo estreno del film basado en esta obra, que está previsto para noviembre de este año. Por si aún no lo has visto aquí te dejo el trailer en Castellano. ¡Pero, ojo..! Aviso que muchos han acusado al trailer de excederse en lo que avanza… Vamos, de contener spoiler. Yo creo, (espero) que la cosa no sea para tanto.



3. 1984 – George Orwell

Con 1984, la lúcida mente de George Orwell compuso en los años 40, una de las primeras y más inquietantes historias del subgénero que se ha dado en llamar ficción distópica. La visión de 1984 es aguda, clarividente y, en cierta medida, premonitoria, sobre los peligros de las instituciones del poder y la propaganda… Y lo dejamos ahí, por no entrar en detalles y consideraciones ideológicas, (mejor, si no conoces el título, que leas el libro). El caso es que la ficción distópica, muy requerida por escritores y guionistas en nuestros días, se han ido popularizando en muchas obras de la literatura, el cine… Y también, de manera especialmente prolífica en los videojuegos. Tal es el caso de títulos como Fallout, Turning Point: Fall of Liberty, X-COM, BioShock y Wolfenstein The New Order entre muchos otros. Pero aún más parecidos son Mirror’s Edge y Remember Me que recrean sociedades del futuro acomodadas a los avances tecnológicos, pero intervenidas y vigiladas por los aparatos de poder.

Aunque la idea de un futuro alternativo, distópico ya había sido planteada en otras obras, la del mundo de Orwell en 1984 es la más aterradora de todas. Enfrentarse a un mundo en guerra perpetua y con cada individuo vigilado constantemente por “El Gran Hermano” a través de las telepantallas, podría dar lugar a una angustiosa y opresiva aventura de misterio, a un juego de acción e incluso a un MMO de lo más inquietante, con el doblepensar, la neolengua, la habitación 101, el Ministerio del Amor… Tanto, que casi me arrepiento de plantear la idea. Hacerlo bien, claro, no sería fácil, pero…¡Qué miedo!



4. La Venganza de Don Mendo – Pedro Muñoz Seca

Como al principio de este artículo las pie sin quedarme del todo bien a gusto por la escasez de obras de la literatura española contempladas en los videojuegos, además de los Alatristes, me voy a desquitar con una de las obras teatrales más divertidas, enredadas, bienrimadas y trepidantes escritas en Castellano, La Venganza de Don Mendo. Tratándose de una obra íntegramente en verso, disfrutar de ella en un videojuego no dejaría mucho espacio a otra cosa que no fuera el desarrollo lineal de su argumento…

No obstante, el juego mismo de las rimas, los duelos -dialécticos o a espada- y las divertidas situaciones ilustradas en la obra de Muñoz Seca podrían ser el paraíso de un amante de los quick-time-events y los minijuegos… Y el infierno para aquellos que los odian, que no son pocos. Pero en forma de aventura gráfica la cosa de la Venganza de Don Mendo hecha videojuego podría encajar bastante, si no muy bien. Su desarrollo sería fácil de asumir, -en el género los estudios españoles como Pendulo son una potencia- lo que no es una cuestión menor, porque en este caso, el juego podría ir difícilmente dirigido a otro público que no fuera el de lengua castellana. Eso sí, la diversión estaría asegurada.



5. El Cid – Anónimo

Y ya por desquitarme del todo con lo de la literatura española, me fijo por capricho en el Cantar del Mío Cid. Puede que no sea una obra cumbre, pero sí la más representativa y extensa de las que se conservan de esta época, en lengua romance… Y si la obra no es bastante, me sirve de excusa para proponer un videojuego de su protagonista, El Cid, personaje histórico de relieve como pocos en la Edad Media.

Es justo recordar que la figura de Rodrigo Díaz de Vivar ya fue reproducida en un videojuego por Mastertronic y DroSoft hacia 1987, pero me parece a mí que ya ha pasado bastante tiempo como para plantearse el remake… O más bien, un juego totalmente nuevo.

http://pictures2.todocoleccion.net/tc/2009/09/20/15011958.jpg 
Colada y Tizona

Un juego del Cid Campeador, además de interesante por contar con un transfondo histórico bastante bien documentado, podría resultar un viaje al medievo castellano de lo más sugerente y evocador, en plena Reconquista. Hay mucho que contar… Las vicisitudes del Cid en la corte de Sancho II, en la de Alfonso VI, su destierros y reconciliaciones podrían dar lugar a toda una saga de juegos de aventura, acción, estrategia o un un poco de los tres géneros, con episodios como la Conquista de Valencia incluidos.

Lamentablemente, el proyecto me parece poco probable… Al menos, recientemente, el indie gratuito Maldita Castilla de Locomalito, homenajea al Medievo Español de las novelas de caballería con una suerte de Ghosts’n Goblins, el famoso arcade de recreativas de los lejanos 80.

¿Más juegos de la literatura?

Pero seguro que hay muchas más buenas ideas por explorar, ahí escondidas o no tanto, en obras grandes y pequeñas de la literatura que podrían adaptarse para lograr juegos estupendos. La que aquí has visto, es sólo la mía. Se trata, por supuesto, de una visión totalmente subjetiva que he querido compartir en micromania.es.

Pero también me gustaría mucho saber qué otros juegos se echan de menos por ahí, entre vosotros nuestros lectores… ¿Quién sabe si a lo mejor así conseguimos, entre todos, que alguna idea cuaje y dé lugar a una campaña? Por ejemplo… ¿En Kickstarer? Y en tal caso, ¿se acordarían de nosotros en los créditos…? No estaría mal.

Hasta ahora, muchos estudios han sabido servirse de obras de la literatura para hacer juegos geniales o al menos dignos en todos los géneros. Especialmente en los de la aventura y el rol, dado que son en los que, tradicionalmente, los que el guión resulta un elemento más crucial.

Lo cierto es que están ahí, las obras originales, infinidad de ellas, antiguas y nuevas, de todos los estilos imaginables. Y no me importa mucho, o casi nada, que se diga que lo que falta son ideas originales, habiendo tantas y tan buenas historias por vivir y reinterpretar en un juego… Aparte de que partiendo de historias ya escritas, cabe mucho margen a la originalidad si es lo que se pretende, para llevarlas a un videojuego.

A los autores de las obras originales en primer lugar y los que se atrevieran a llevar a cabo el proyecto de un videojuego inspirado en ellas en segundo, yo les estaría muy agradecido y, como imagino, también todos los aficionados, a los juegos y a la literatura. ¿Quién se atreve?

Articulo original salido en el blog de en la pagina de Micromania.