Microsoft nos muestra cómo HoloLens podría ser una herramienta espectacular para formar a médicos

Vale, en el terreno de los móviles no da pie con bola, pero el futuro de Windows y Microsoft, relacionado con experiencias virtuales, es espectacular. Estoy seguro de que habrá limitaciones en los ángulos de visión, y que las cosas siempre nos las venden más bonitas de lo que son, pero la experiencia que se nos viene encima con Hololens ya huele a muy especial.

El proyecto está un paso por delante que otras propuestas en las que cada elemento va por separado, y luego hay que saber conjugarlos, como un director de orquesta. Microsoft propone un casco con cerebro propio, y en él hay espacio tanto para la realidad aumentada como para la virtual. Hoy tenemos una nueva aplicación práctica, relacionada con la medicina.


Lo normal era orientar las demostraciones hacia el mundo de los videojuegos, o aspectos laborales muy llamativos, es una forma de que nos entre por los ojos, pero donde sin duda tiene campo por recorrer es en el sector de la educación, en la Universidad. Las herramientas que Microsoft pone sobre la mesa para enseñar partes del cuerpo humano, y su funcionamiento, son fantásticas. Entran ganas de hacerse doctor:


Microsoft se muestra más realista con las limitaciones

Diferentes cascos en una misma habitación propician un sistema de aprendizaje y trabajo colaborativo
Uno de los puntos más interesantes de la demostración, comparada con otras que vimos semanas atrás, es que parte de ella se realiza en primera persona, desde el punto de vista del que lleva las “gafas”. En el minuto 1:24 podemos ver la citada limitación del campo de visión de la proyección holográfica, que se ve claramente delimitada por un marco, y que la propia Microsoft no está interesada en disimular.



Se trata de un vídeo promocional, que nos anticipa por donde van a ir los tiros, por lo que no podemos embriagarnos de la idea sin haberla probado, pero eso no resta importancia al avance. Es realmente interesante ver cómo los estudiantes pueden aprenden anatomía con HoloLens, sin libros, ni pantallas de ordenador, de forma colaborativa.

Está claro que un dispositivo así no va a sustituir el aprendizaje de un médico con elementos reales del cuerpo, pero es una forma dinámica de estudio que se puede repetir una y otra vez, desde cualquier punto donde nos podamos poner unas HoloLens, sin cadáveres de por medio.


En la demostración se aprecia el campo de visión en el que se representa la información, fuera de él no se podrá "pintar" con realidad aumentada

Al margen de la demostración, Microsoft ha preparado un programa de becas para investigadores que saquen partido a HoloLens. Tiene la intención de premiar a cinco grupos con 100.000 dólares, que conoceremos en octubre.