Intel admite el retraso de los 10nm, pero que habrá pronto otras CPUs de 14nm y en el futuro 7nm

Intel ha dado detalles sobre sus futuros planes de miniaturización. Sus chips cada vez se reducen más de tamaño, pero ¿hasta cuándo? Por el momento, lo más inmediato ha sido confirmar los rumores: el proceso de fabricación de los 10nm se retrasa debido a dificultades técnicas en relación con la miniaturización de los transistores.

Ha sido el propio CEO de Intel, Brian Krzanich, quien lo ha confirmado. Los procesadores de 10nm Cannonlake se retrasarán pues hasta la mitad de 2017, pero eso no quiere decir que no tengamos nuevos procesadores hasta entonces: piensan lanzar Kaby Lake, un procesador basado en Sky Lake pero con ciertas mejoras en rendimiento.

Con esto se alarga el proceso de cambio de nanómetros cada dos años a un ciclo de dos años y medio, aproximadamente. Y además, la inclusión de Kaby Lake romperá el clásico Tick-Tock de Intel, convirtiéndose en un Tick-Tock-Tock. Desde Intel también han comentado que han mejorado la eficiencia de sus fábricas de 14nm, y han destinado recursos de las de 22nm a éstas primeras para darles prioridad.
Tampoco creen que el retraso de los 10nm vaya a hacer variar mucho la posición de liderazgo de Intel, ya que por el momento tienen un margen bastante holgado. Además, han dado algunos detalles sobre el futuro proceso de los 7nm. De momento están trabajando sobre las litografías EUV a este tamaño, pero su futuro todavía muy incierto para aventurarse a dar fechas.

Por el momento se espera que imitando los procesos actuales haya hasta 3 oleadas de productos por cada nodo de fabricación antes de llegar a los 7nm, en lugar de las 2 habituales, así que es imposible dar una fecha exacta.