Joven Boliviano crea software único para juegos 3D valorado en 20 millones de dólares

Un informático boliviano de 31 años de edad creó el primer videojuegos del mundo desarrollado en la plataforma Visual Basic 6.0, valorado en casi 20 millones de dólares.“Darkwar” buscará competir con otros juegos conocidos en la red, como Warcraft, Company of Heroes y Dota. Se caracteriza por ser un videojuego de rol, es decir, que en él participarán varios competidores interactuando entre sí en un mundo virtual.

Bastaron ingenio, creatividad y cuatro años de dedicación para que Brahian Franco, de 31 años, desarrollara el primer software de alto nivel tecnológico en el lenguaje de programación Visual Basic 6.0. Este producto, diseñado para crear juegos online en tres dimensiones (3D) es innovador, único y será lanzado al mercado con el juego Darkwar.

“El juego fue desarrollado en Visual Basic 6.0 y muchos ingenieros pensaron que era una locura y que no iba a poder; pero no sólo desarrollé el juego, sino que también pude crear herramientas que no existían para esta plataforma”, explica Franco, quien estudió este lenguaje de programación desde sus 13 años.

Este juego de alto nivel tecnológico, también conocido como MMORPG, por sus siglas en inglés, es un videojuego de rol, en el que participan varios jugadores interactuando entre sí en un mundo virtual.

Los MMORPG son muy populares en todo el mundo por el uso de internet y por su carácter adictivo. Entre ellos se encuentran Warcraft, Company of Heroes y Dota, que ahora competirán con este juego en red desarrollado por un boliviano.

Por lo general, estos juegos con alcance mundial son desarrollados en lenguaje C++ y .NET, “porque las empresas no quieren arriesgar unos millones de dólares en una herramienta que todavía no fue probada”, explica el programador.

Con una inversión de 30.000 dólares que facilitó su padre, Fernando Franco, el programador pudo desarrollar un software base valuado en 20 millones de dólares por ser el primero en el mundo, por su alta innovación científica y por facilitar el desarrollo de todo tipo de juegos en línea.

Al ver la capacidad de su hijo, Fernando no escatimó ser el único inversor del proyecto. “Vi en algunos foros que se trataba de un lenguaje de programación muy difícil, pero siempre creí en él a ciegas y ahora soy el padre más feliz con este logro”, comenta.

El siguiente paso para Brahian será lanzar la versión de prueba de Darkwar en noviembre, la versión abierta en enero y la oficial en marzo de 2014. Sólo debe haber una condición: que primero sea un juego adictivo para él.

Este desarrollo tendrá efectos en plataformas 3D que no requerirán el uso de gafas ni pantallas especiales. Además, tendrá una historia que hará de anzuelo para los usuarios, con conflictos que deberán ser resueltos con tácticas.

Del desarrollo a la industria

El éxito de Darkwar dependerá de la cantidad de usuarios que tenga a partir de su lanzamiento al mercado.

Cada servidor podrá contar con 4.000 clientes que pagarán 15 dólares por servicio de juego mensual y 45 dólares por la compra de la licencia del juego. Las ventas se realizarán por internet, a través de Paypal.

Aunque el juego saldrá en inglés para abarcar el mercado extranjero, Brahian no descarta la posibilidad de llegar a los usuarios bolivianos, porque sabe que también creará interés en nuestro medio, por las características tecnológicas con las que cuenta.

Ésta será una fase decisiva para que grandes empresas publicitarias extranjeras, como Electronic Arts, se interesen en el programa y se encarguen de la venta del producto en todo el mundo. Estas firmas invierten millones de dólares al año en pequeñas empresas que hacen juegos de este tipo.

No obstante, uno de sus objetivos a futuro es crear una industria de videojuegos en Bolivia, para generar empleo a ingenieros en sistemas, informáticos, programadores, analistas, diseñadores gráficos, dibujantes, compositores y hasta historiadores.

“La idea también es desarrollar un juego 3D online sobre la Guerra del Pacífico, que muestre a héroes y comandantes que protagonizaron este episodio bélico, para que los usuarios, además de jugar, puedan aprender sobre la historia del país”, dice Franco.

Al ver su espíritu emprendedor y su pasión, este programador fue seleccionado entre los 18 finalistas del concurso Innova 2013, impulsado por la fundación Maya, desde hace cinco años.

Madelein Segurondo, gerente de la fundación, asegura que vieron fortaleza en este negocio, “porque además de ser un producto innovador, puede generar oportunidades en el ecosistema de los videojuegos y tecnologías, generando conocimiento en los usuarios”.

De esa manera ingresó al programa y recibió capacitación durante diez meses sobre cómo crear su propia empresa y sobre estrategias para la promoción local de su producto. Al final del concurso, este proyecto obtuvo el primer lugar en la Mención de Ideas o Proyecto en Soluciones para Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

“Nos sorprendió la calidad del proyecto, su fortaleza en el campo de la innovación tecnológica y el tiempo que había invertido para desarrollarlo. Desde esa perspectiva, vimos una oportunidad creciente”, afirma Segurondo.

Con este impulso, Brahian persevera en su proceso creativo, con la satisfacción de haber demostrado, con agallas y pasión -como él mismo define-, que en Bolivia es posible desarrollar software grande y complejo con la plataforma Visual Basic 6.0.


Via: Telesur.