Grafeno y cobre, combinación ganadora para conseguir CPUs más potentes

Nuevos estudios realizados por la Universidad de Stanford han determinado que la combinación de cables de cobre y grafeno podría ser una de las próximas revoluciones dentro del mundo de los microprocesadores.

Esa combinación permitiría controlar la conductividad del grafeno sin sacrificar una mejora de rendimiento que podría llegar hasta el 30%, aunque el problema de la fabricación en masa del grafeno sigue siendo un obstáculo para este tipo de proyectos tan ambiciosos.

La mejora de rendimiento es posible gracias al efecto que tiene el grafeno en el cobre, mejorando su estructura y la conductividad del calor. Interesante, pero lamentablemente de momento es sólo un estudio para algo que podría llegar dentro de muchos años.