STAR WARS: BATTLEFRONT, EL JUEGO OFICIAL - UNA FANTASIA INTERPLANETARIA

Por Stephanie Zucarelli en la suplemento NO

Volvieron el fanatismo, la manía y uno de los hitos más importantes de la cultura pop: Star Wars. Después de 10 años de espera, la nueva entrega del universo de George Lucas vuelve a la pantalla grande, y allí están EA y la desarrolladora DICE (creadora de las sagas de Battlefield y Mirror’s Edge) para aprovechar el hype. Es fácil para un juego como Star Wars: Battlefront penetrar el mercado. El jugador nerd siente un vuelco al corazón apenas el tema principal de la saga le explota en los oídos. Quien tiene por primera vez en las manos un control se topa con un juego muy amigable y fácil de entender. Un FPS dónde se puede manejar sables láser, ¿qué podría fallar?

Pero lamentablemente Battlefront es uno de los tantos otros juegos de esta era que pecan de estar muy faltos de contenido. Las misiones versus (contra la máquina o el jugador 2) y el entrenamiento (especie de tutorial con la posibilidad de ser jugado en cooperativo) son un abrazo para quienes lo comienzan a jugar, pero un balde de agua fría cuando se descubre que no significan más que media hora de gameplay. El nuevo Star Wars se puede dar vuelta fácilmente en muchísimo menos de lo que esperaría quien paga $1200.

El multijugador, sin embargo, es otra historia. La increíble inmersión que la ambientación ofrece pronto hace olvidar que existe otro modo de juego dentro de Star Wars: Battlefront. El sonido, la música, los tipos de armas y los escenarios están meticulosamente orquestados para que el multijugador sea realmente una experiencia para todo tipo de persona detrás del control. La atmósfera lograda en las misiones es lo que salvó a este shooter nerd.

Más allá de los típicos objetivos como el enfrentamiento por equipos, la temática Star Wars aseguró que existieran diseños de niveles que conjugaran todo el universo: en “Héroes y villanos” y “Caza al héroe” se puede cumplir con la fantasía de manejar a los personajes característicos de la saga, en “Escuadrón de caza” se salta a los X-Wings o a los Interceptor (dependiendo de si el jugador es aliado de los Rebeldes o el Imperio) para desatar un infierno de torpedos de protones; y ya sea en Hoth, Endor o Tatooine, se puede usar un catálogo de blásters y recursos que, aunque breves, son ampliamente disfrutables.

EA está atizando el fuego con el tema del nivel de inmersión del jugador y está preparando el Star Wars: Battlefront Companion, una aplicación que estará disponible en Google Play para que desde la oficina cualquier persona pueda seguir conectado, rechequeando sus stats, personalizando su armamento y en contacto con sus compañeros de juegos. Agregando vida extra, también fue lanzado el DLC gratuito La batalla de Jakku, situado en el desértico planeta que se podrá ver en Star Wars: El despertar de la Fuerza.

Star Wars: Battlefront es nada más ni nada menos que una fantasía que tarde o temprano alguna empresa iba a cumplir; y como pasa con toda fantasía, muchas veces no es exactamente lo esperado. No hay una historia concreta, no hay demasiadas misiones y apenas hay lo justo y necesario de gadgets para el jugador, pero una cosa sí está garantizada: mucho, mucho Star Wars.


1 comentarios:

Jorge García dijo...

Flojísimo en el modo un jugador apenas un tutorial de lo que es el juego. Mejor el multijugador con escenarios detallados pero muy pocos. No existe una trama en el juego lo que lo limita demasiado.
Comparándolo con el Battlefront Star Wars 2, muy pocos escenarios e inexistente modo un jugador (pareciera que faltó desarrollar el juego).
Compra recomendada solo si uno es fanático de Star Wars y no le importa depender unicamente de modos multijugador.