Los creadores de Hatred defienden su juego de las críticas recibidas por su extremada violencia

Con un tráiler de poco más de un minuto de duración, el equipo polaco Destructive Creations ha desatado una auténtica polvareda en la red con su extremadamente violento Hatred; un título de acción de vista isométrica en el que tomaremos el rol de un genocida dispuesto a todo con tal de acabar con el mayor número posible de inocentes. Planteamiento jugable y crudeza visual que le ha valido un sinfín de críticas de parte de usuarios y otros estudios de desarrollo.

Su director creativo, sin embargo, defiende su obra remarcando que es un videojuego que trata de "rebelarse" contra la tendencia actual de lo "políticamente correcto" que impera en la industria para "regresar a las raíces. Crear el juego que queremos jugar y no el que pretende satisfacer las expectativas de todos".

Jaroslaw Zieliński ha remarcado además que en todo momento están siendo claros acerca del tipo de juego en el que están trabajando. "Somos sinceros en nuestro enfoque. Porque nuestro juego no pretende ser otra cosa que lo que es", comenta.

Sobre su público objetivo, el director creativo de Hatred reconoce que buscan a aquellas personas que regresan a casa cansadas de trabajar y necesitan "desahogar algo de presión disparando y destruyendo cosas". Algo así como lo que plantean juegos como Postal, que Zieliński define como "el rey del género". Por eso no entiende que su juego haya despertado tantas críticas cuando otros en el pasado han hecho lo mismo.

En concreto, el creativo pretende recuperar "esa chispa" que estuvo presente en títulos tan emblemáticos como Doom, Kingpin o el citado Postal. "Esos juegos no tenían límites. Así que sabed que hemos decidido rebelarnos contra esta tendencia general para volver a las raíces".