Piratean PS4 y ofrecen instalar 10 juegos por 100 euros

En Brasil se ha empezado a adoptar un nuevo sistema de pirateo de PS4 originario de Rusia que permite superar el DRM de los juegos.

Durante el proceso se utiliza una Raspberry Pi especialmente preparada que se conecta a la PS4 que va a recibir los juegos.

Esa consola es formateada y posteriormente recibe un volcado de juegos de otra consola PS4, produciendo un duplicado de juegos y de cuentas.

Sony no ha dicho todavía qué piensa hacer al respecto, pero debería ir pensando algo antes de que se popularice.


Lo que no podía pasar, o al menos no debería, ha pasado. Han tardado casi dos años pero han conseguido saltarse las restricciones de Sony y piratear la PS4. Como han podido comprobar in situ algunos medios brasileños, un pequeño bazar de São Paulo (Brasil) está ofreciendo la posibilidad de saltarse las restricciones antipiratería de Sony para cargar juego en la PS4 sin pasar por caja y con la ayuda de un Raspberry Pi.

Resulta que han utilizado, sin que está muy claro cómo, un método que permite pasar juegos instalados en una PS4 a otra utilizando un volcado de NAND/BIOS, de forma que se jugar a cualquier juego de PS4 permitiendo actualizarlos con normalidad y usar todas las funciones del modo multijugador, de forma que los servidores de validación de las licencias de Sony no pueden detectar si el juego es original o no. Este sistema, algo tosco pero extremadamente efectivo, tarda 3 días, por lo que los piratas han visto un lucrativo negocio que puede poner en jaque a la industria del juego.

Lo que hace este método es un clon de una PS4 en otra copiando la estructura de datos de la bios y del procesador y se replica en la otra, de forma que todo lo que se compra para una consola se puede replicar en otra. Lo más interesante de todo es que todo se descarga desde la PSN una vez realizado el proceso de pirateo, por lo que contenido a los ojos de los servidores de Sony es legal, y el sistema está autorizado para descargar este contenido como si fuera el propietario original a través de dos cuentas de usuario, de un modo similar a las cuentas compartidas a las que Sony empezó a meter la tijera por los abusos de los usuarios.

Lógicamente, eso limita el pirateo del contenido de PS4 a aquellos que tengan el dispositivo, y visto el negocio que ya se está montando en torno al mismo, se está guardando con cierto recelo para que la compañía no pueda bloquear este proceso.

De momento, no hay declaraciones oficiales de Sony sobre este tema, pero sin duda es un hecho que hace mucho daño al mercado de los videojuegos y para el que se espera haya solución a medio plazo.