Perseguidos por el FBI y castigados por robar objetos en Diablo III

La, hoy cerrada, casa de subastas de Diablo III llego a mover muchísimo dinero, tanto que algunos jugadores pudieron hacer su agosto y retirarse del juego con "una buena pasta" en el bolsillo.

Sin embargo detrás de ella habían movimientos turbios que arrastraron a muchos a robar objetos a otros jugadores, y que en el caso de Nepomuceno y Stinger, dos usuarios de dicho juego, ha llegado a un límite inimaginable.

Ambos utilizaban una herramienta de acceso remoto para robar a sus víctimas bienes virtuales por un valor de más de 8.000 dólares, pero finalmente han sido pillados por el FBI y juzgados.

La condena ha sido de dos y tres años de libertad condicional para cada uno de ellos y una multa de 5.654,61 dólares que están pagando poco a poco a Blizzard.